BIOLUMINISCENCIA, LA LUZ COMO FORMA DE VIDA

La bioluminiscencia es un fenómeno que se produce cuando el ocaso da paso al crepúsculo, la vida destella en medio de la oscuridad, literalmente. Estas luces que danzan por todas partes son emitidas por luciérnagas, animales con la extraordinaria capacidad de producir luz a través de la bioluminiscencia.

Es sorprendente lo poco se sabe de la bioluminiscencia. Posiblemente las luciérnagas sean las que mejor conocemos, pero algunas formas de luz viviente, sin duda, nos siguen causando gran perplejidad.

Historia de la bioluminiscencia

Gran parte de los seres de luz siguen siendo un bello enigma. A lo largo de la historia, los relatos sobre seres bioluminiscentes solían considerarse pura ficción. En la década de 1870 el novelista francés de ciencia ficción, Julio Verne, escribió lo siguiente en su obra “Veinte mil leguas de viaje submarino”:

‘Hacia las siete de la tarde, el Nautilus navegando a flor de agua se halló en medio de un mar blanquecino, que se diría de leche, todo el cielo parecía negro por contraste con la blancura de las aguas.’

Julio Verne pudo basar su novela en un mito que le habían contado los marineros. Pero en 1995, el capitán de un buque Británico describió el fenómeno en la vida real en su cuaderno de bitácora:

‘A las 18:00 horas, una noche despejada sin luz, estando 150 millas al este de la costa de Somalia, se observó un resplandor blanquecino en el horizonte, y tras 15 minutos de navegación, el barco estaba completamente rodeado de un mar blanco como la leche, con una luminiscencia bastante uniforme, era como si el barco fuera navegando por un campo de nieve, o planeando sobre las nubes.’

Los informes de estas características son aún más excepcionales que los supuestos avistamientos del monstruo del Lago Ness y no hay pruebas fotográficas. Algunos científicos, entre ellos el biólogo marino, Steven Haddock, sintieron curiosidad y quisieron confirmarlo desde el aire.

Para esto, se intentó localizar algunos de estos fenómenos reflejados en informes de barcos, donde afirmaban que habían surcado un mar de ardora, buscando los datos de los satélites que cubrían la zona en aquel momento. Se examinó los datos del satélite correspondientes a 1995 y fue un descubrimiento, se limpió de “ruido” la imagen, se situó en la trayectoria del buque y apareció este fenómeno en el mapa de 300 kilómetros de longitud, que coincidía exactamente con el informe del barco. Así pues, imágenes por satélite de la era espacial, confirmaron un clásico del folklore marítimo.

¿Por qué hay bioluminiscencia en el mar?

Encontramos la respuesta en el fondo de un frigorífico. Si introducimos un pez besugo en el frigorífico y lo dejamos un par de días, el besugo empieza a brillar. El pez en sí no tiene la capacidad de emitir luz, esa luminosidad en realidad las producen unas bacterias que se encuentran prácticamente en todos los mares, cuando empiezan a alimentarse del pez en descomposición.

bioluminiscencia-en-elmar
Fenómeno de luminiscencia en el mar de Tasmania, Australia

En circunstancias excepcionales en que las corrientes y las temperaturas dan lugar a una abundante proliferación de algas en el océano, esas mismas bacterias también se alimentan de algas en descomposición. Una vez que alcanzan un nivel de concentración crítico activan a otras con sus secreciones para iluminarse. En el fenómeno de 1995, el número de bacterias iluminadas era tan grande, que un satélite en órbita pudo detectarlas.

¿Por qué las bacterias emiten luz?

Las bacterias están entre las formas de vida más antiguas del planeta, por tanto es muy posible que fueran los primeros seres vivos en emitir luz. Sin embargo, por qué lo hacen sigue siendo objeto de debate. Algunas animales se han apropiado de los genes de las bacterias y los han incorporado a su propio ADN, otros han secuestrado directamente la bacteria.

Pez ojos de linterna

Estas luces son emitidas por animales cautivos, que se encuentran alojados en unos órganos especiales que el pez, ojos de linterna, tiene situados debajo de los ojos. Estos peces viven en un cardumen, o comúnmente llamado, banco de peces.  Utilizan la luz que emite la bacteria para múltiples fines. En nuestro caso, podemos ver estas luces al utilizar una cámara especial de luz infrarroja. Pero un depredador ve únicamente la luz del pez ojos de linterna, una confusión de luces que dificulta la tarea de seleccionar un solo objetivo. Justo antes de cambiar de dirección, hacen un rápido parpadeo.

pez-con-ojos-de-linterna-turquesa

Estas luces también cumplen otras funciones, funcionan como faros, iluminando el fondo marino mientras los peces buscan alimento. Hasta pueden ayudar a un pez a coquetear con el sexo opuesto. A diferencia de sus bacterias cautivas los peces ojos de linterna usan la luz viviente para realizar funciones que ya conocemos.

¿Cómo se produce la bioluminiscencia?

Aunque parezca cosa de magia, en realidad se trata de una simple reacción química que tiene lugar al combinarse una sustancia con una encima concreta.

La fórmula exacta de esta reacción química varía en función de la especie. Es muy parecida a la reacción mediante la cual las bacterias producen energía. De hecho, es posible que la primera bioluminiscencia fuera un efecto residual de ese proceso. Un accidente evolutivo que los peces han adoptado para que les ayude a sobrevivir. Las sustancias químicas implicadas son completamente inofensivas, incluso podemos encontrar en las tiendas una piruleta que, si la metes en agua caliente se ilumina.

La biolumimniscencia en las profundidades del Océano

Con todos los prodigios de bioluminiscencia que existen en las llanuras y bosques del planeta, hay un lugar donde la vida luminiscente es prácticamente la clave de la existencia, el mundo de la eterna oscuridad, las profundidades marinas.

El buque Western Flyer es uno de los buques de investigación en aguas profundas más avanzados del mundo. En el fondo del mar no hay bordes ni límites, ni un solo lugar donde esconderse. Por tanto depredadores y presas han tenido que desarrollar estrategias extraordinarias para sobrevivir y muchos utilizan la luz.

Normalmente interpretamos la bioluminiscencia como un efecto casi mágico. Pero cuando se observa detenidamente la diversidad que existe y la variedad de funciones que cumplen los animales marinos, está claro que es una parte fundamental de la ecología de todo el sistema.

Hasta hace muy poco era prácticamente imposible recoger seres bioluminiscentes vivos del fondo del mar. Pero gracias al sumergible Docan Rickets operado por control remoto, está justamente equipado para hacerlo. Se pretende encontrar nuevas formas de vida y pistas sobre el motivo de que la bioluminiscencia haya evolucionado en formas tan diversas.

Las propias cámaras de control remoto del Docan Rickets, a pesar de lo avanzadas que son, no tienen sensibilidad suficiente para captar la bioluminiscencia. Por lo que utilizan luces brillantes para encontrar a estos seres y grabarlos.

pez-abisal medusa-bioluminiscente animal-marino-luminiscente

Para tener alguna esperanza de observar su capacidad de emitir luz, el equipo de investigación debe llevar a estos seres brillantes hasta la superficie. Mediante un sistema de aspiración suave y contenedores operados por control remoto recogen con delicadeza las extrañas criaturas marinas.

robot-marino

 

Una vez que están en el barco, miles de metros por encima de su medio natural, no hay tiempo que perder. La enorme diferencia de presión seguramente hará que desaparezcan sus habilidades bioluminiscentes. En ese momento empieza la carrera para tratar de observar estas habilidades y entender sus funciones.

Sea cual sea su función, una cosa tienen en común todas estas formas de bioluminiscencia, su belleza sobrenatural. Y esa belleza es el resultado de una carrera armamentística evolutiva donde la luz es un arma con la que deslumbrar o engañar.

Los organismos que producen luz, pueden ser excepcionales en el medio terrestre, pero en el mar, los seres capaces de hacerlo, como por ejemplo, las medusas de peine, son más bien, la norma. En el mar y en tierra firme, seres vivos de muchas clases, han desarrollado la capacidad de emitir luz de formas extraordinarias para aparearse, engañar, e incluso para camuflarse bajo un manto de luz. Sin embargo, con las cámaras y tecnologías más avanzadas sólo estamos empezando a conocer la vida de los seres luminosos. Quedan muchos misterios por desvelar, pero qué hermosos es el mundo creado por ellos y qué hermosos mundo aguarda a los científicos del futuro.

 

Resúmen
Bioluminiscencia, la luz como forma de vida
Título
Bioluminiscencia, la luz como forma de vida
Descripción
La bioluminiscencia es un fenómeno que se produce cuando el ocaso da paso al crepúsculo, la vida destella en medio de la oscuridad, literalmente. Estas luces que danzan por todas partes son emitidas por luciérnagas, animales con la extraordinaria capacidad de producir luz a través de la bioluminiscencia.
Organización
www.bioluminiscencia.info